01

el aperitivo de navidad de picnic y la operación kilo para autónomos.

A veces echamos de menos cosas muy raras.
El colegio, nuestro primer trabajo, nuestro tercer novio o la piña en almíbar.
Ese manjar de los 80 que quedó relegado unos años más tarde a las cestas de navidad de empresa y que, seguramente, junto con la posibilidad de cobrar un subsidio de desempleo, son lo que más puede echar de menos un autónomo que no siempre lo ha sido.

Por eso, en este aperitivo extraordinario de picnic, decidimos organizar una colecta comunitaria para que, a modo de operación kilo, uno de nosotros (la suerte decidió que fuera Pep) pudiera volver a casa canturreando villancicos… y con un kilo de castañas, una piña natural, una barra de Suchard, una de turrón artesano, (muchos) barquillos, galletas de jengibre, sucedáneo de caviar (¡auténtico!), 12 uvas de la suerte, un paté naranja, un set de bombones Ferrero, una colección de fotos de rincones evocadores, dos entradas infantiles para un parque zoológico, un par de discos (muy) viejos y dos piedras… bajo el brazo.

El resto, volvimos a casa cantando otras cosas.

¡Gracias Eva, Pep, Tomeu, Cati, Javi, Biel, Bea, Bea, Aida, Cruz, Paz, Joan, Álvaro, Pablo, Cris, Ángela y Pedro por venir!

y además...