01

se buscan desayunadores.

Seguro que recordáis uno de los grandes mitos de los 90 (y no, no es Emilio Aragón con esmoquin y zapatillas): las cadenas de cartas que no podían romperse ante el riesgo de sufrir todo tipo de males y desgracias apocalípticas.

Pues bien, hace unas semanas, nos involucraron en algo similar: una cadena gigante que lleva haciendo pervivir una masa madre elaborada por las monjas Clarisas de Sevilla no se sabe muy bien cuándo ni se sabe muy bien por qué. Según el papelito que la acompaña, agregando a esta masa madre una serie de ingredientes a lo largo de 10 días, se consigue una masa mayor que compartir con tres nuevas familias (suponemos que nucleares pero a esta parte no le hemos hecho mucho caso) a las que deseas, con este gesto, todo tipo de prosperidad, salud y felicidad.

Y como crear un bizcocho colectivo, con amor y buenos ingredientes nos parecía muy propio de un picnic, nos pusimos manos a la obra y a la masa.

Así que hoy compartimos desayuno con quien quiera visitarnos y masa madre con quien tenga ganas de continuar esta cadena de salud y buenos alimentos.

y además...