feísmo

dresden dolls.

Vale, nos gusta el funambulismo y, a veces, paseamos tan pichis por esa línea que separa lo feo de lo grotesco. Porque sí. Porque las cosas feas nos encantan y las grotescas……