ilustración

engendros.

Si Turner y Mark Ryden hubieran podido saltarse las reglas del tiempo y la naturaleza humana, habrían tenido un hijo como éste.