situación construida

como en casa.

Según esos viejos manuales de cortesía en sociedad, cuando a uno le invitan a una recepción en un domicilio, además de sonreir, masticar con la boca cerradita e hilvanar con el resto…