Festivalet

viaje al futuro (del bangbig).

Un día como hoy, hace justo un año, nos despertábamos con la resaca de la cuarta edición del BangBig, la implosión de arte, diseño y creatividad que cada año reúne a creadores en un mismo espacio/tiempo para exhibir obra, vender producto y generar dinámicas de trabajo/creación conjunta y compartida con los visitantes.

Este año, pese a vuestras llamadas y mails (¡gracias!), hemos decidido dejarlo reposar y darnos un tiempo para reflexionar sobre su futuro y evolución, para, en un momento en el que en Mallorca han surgido infinidad de eventos similares, poder hacerlo (re)implosionar con nuevas propuestas y dinámicas.

Así que estas últimas semanas hemos aprovechado nuestras visitas a clientes y colaboradores en Madrid y Barcelona para explorar nuevas opciones y oportunidades foramallorca. Allí, en Barcelona, asistimos al Festivalet, una feria independiente de productos artesanos hechos a mano o manufacturados a pequeña escala que se celebra cada diciembre desde hace 7 años. En ella, nos encontramos con amigos y antiguos participantes del BangBig, Sr Ferrer y Miteta, nos enamoramos de proyectos como Matagalán, una marca que selecciona cactus y carnosas y los disponen en tiestos de cerámica diseñados por ellos, con la misma forma pero en diferentes diámetros. También nos reenamoramos de otros proyectos que ya conocíamos (al menos virtualmente), y reflexionamos sobre la posibilidad de comisariar los contenidos en futuras ediciones del BangBig para que los visitantes se encuentren con una selección de productos tan minuciosimente seleccionados, bajo un mismo concepto, objetivo y tono, como nosotras nos encontramos en el Festivalet.

Y de Barcelona volamos a Madrid, donde nos reunimos con Ephimera agencia responsable de proyectos tan vinculados al producto y productor local como El Mercado de la Buena VidaArtilujos, el primer portal dedicado a los muebles reciclados que conecta a artesanos y estudios de diseño con un público que demanda cada vez más sus productos. Otra posibilidad, la virtual, que también valoramos para el futuro del BangBig, con la que hacer llegar las creaciones de los participantes a muchos más puntos del planeta.

Y de vuelta a casa, con las cabezas (y las libretas) llenas de ideas, las dejaremos reposar (junto al BangBig), para asistir a los mercadillos navideños repartidos estos días por la isla, porque en picnic, con o sin implosión, seguimos comprando producto artesano y local.

* La foto es de Helena Exquis, fotógrafa oficial de Festivalet 2014

 

y además...